derf.com.ar    Lecturas hoy: 122083


Dólar estancado - Fin de semana largo a lo flan

Vacaciones de verano en estudio



     




Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

SANTA FE: DESTACADAS


Caso Vanesa Castillo: cada cual atiende su puesto



Fecha: 16/05/2018   16:37

  Vanesa Castillo sólo quería enseñar y prosperar en su vida




Pero su muerte salvará y aliviará otras. La paritaria docente acordó proteger, institucionalmente, a los agentes del Estado obligados a denunciar casos de abuso. Trece puñaladas fueron el “error” del sistema.

La familia de Vanesa – sobre todo su hijita- merece, al menos, conocer la razón de su asesinato. La “seño” fue -y es- víctima del encubrimiento de funcionarios del Estado que, deliberadamente, “cajonearon” la intervención de Vanesa en la notificación, a las autoridades, del embarazo de una alumnita de 12 años producto de reiteradas violaciones que sufrió la niña en su seno familiar.

Vanesa no debió estar en la puerta de la escuela 533, de Alto Verde, el 15 de febrero pasado. Juan Ramón Cano, su asesino, tampoco debía estar esperando su salida con una “faca tumbera” y la firme intención de atacarla. No fue un “error” sino la consecuencia de una larga cadena de omisiones que terminó de la peor manera, como ocurre, generalmente, cuando siquiera la muerte conmueve la apatía de los burócratas y rebajan la vida a la condición de meros expedientes.

 

“Por unas crocs”

El sistema sí funcionó, instintivamente, para cubrirse y obtener una versión urgente de los hechos que copó los titulares de los medios locales y nacionales: “Maestra muere apuñalada tras intento de robo”, fue la versión oficial esparcida por el “estricto off” de funcionarios policiales y de Educación que nutrieron de trascendidos a un periodismo que intentaba explicarle a la población lo inexplicable. Ese relato se consolidó con declaraciones públicas, cuanto menos irresponsables –cuanto más, dolosas- por parte del Secretario de Educación, Oscar Di Paolo; “No tenemos registro de ninguna denuncia en esa institución educativa (la escuela 533), es una institución que funcionaba normalmente, que venía trabajando de acuerdo a su proyecto institucional, a las políticas educativas del Ministerio de Educación en un verdadero clima de armonía, no tenemos registro de nada que haya generado alguna señal”, aseguró el funcionario horas después de lo sucedido.

Por esta razón fue citado por la Justicia, el viernes pasado, el propio funcionario luego de la presión ejercida por la familia –constituida en querellante – para que explique la razón por la cual el Ministerio no tenía registro de una denuncia que sí existía en la escuela de Alto Verde, como así también la ausencia posterior de una rectificación pública y si el desconocimiento del caso, por parte del alto funcionario, correspondía a una omisión temeraria de estamentos escolares que culminaron abandonando a su –mala- suerte a Vanesa Castillo.

 

El detalle que no faltaba

Vanesa Castillo estaba aterrorizada por la posición en la que había quedado al ser obligada a denunciar –innecesariamente- ante la PDI, lo que ya había cumplimentado, valiente y profesionalmente, su parte. Mediante acta, dirigida a las autoridades escolares inmediatas, había cumplido con su obligación administrativa y ética.

El temor era tal que entregó, a su hermana, la documentación referida al caso en la que ella se había involucrado. El acta en que ponía en conocimiento, de los directivos de la escuela, la situación de la menor que le expresó lo que era notable a simple vista –cursaba su octavo mes de embarazo- y le pidió que conservara “por si algo le ocurriese”, la notificación de su misteriosa comparecencia como “víctima” ante la Unidad de Investigación de Violencia de Género de la PDI.

 

Preguntas sin respuestas

¿Juan Ramón Cano intentó robar a la maestra siquiera intentando quedarse con su bolso que contenía $ 8.500 y bijouterie de plata? ¿Por qué las propias fiscales que participaron en la imputación del asesino omitieron el dato de la investigación que realizaban en la cual Vanesa había sido su impulsora y lo negaron hasta que la denuncia se hizo pública? ¿Por qué una vez conocida la participación de Vanesa en la investigación por abuso intrafamiliar a su alumna, la fiscal a cargo se apuró en afirmar que no “existía conexión” entre denunciado por la víctima y el asesino siendo que vivían a unas pocas casas de distancia? ¿Por qué el Ministerio desconocía u ocultó la intervención de una trabajadora, bajo su órbita que, en cumplimiento de su trabajo, había activado una investigación y concurrido a declarar en calidad de “víctima”? ¿Víctima de qué? ¿Víctima de quien? ¿Por qué la investigación iniciada meses antes por Vanesa no forma parte del cuerpo de investigación de su asesinato, siendo que las fiscales motorizan ambas causas? ¿Por qué la causa de abuso resolvió la prisión preventiva del imputado en un juicio abreviado tratándose de abuso infantil intrafamiliar, devolviendo a la niña al mismo ámbito en donde fue abusada sin ser “vista” siquiera en su octavo mes de embarazo? ¿Por qué el Fiscal Marchi imputó a una compañera de Vanesa por encubrimiento y secuestró su celular? ¿Encubrimiento de quién y de qué? ¿Por qué no se indagó, dada la sospecha del Fiscal del “crimen por encargo”, al entorno cercano de Cano, incluida su familia? ¿Por qué no se investigan los dos hechos, posteriores a la obtención de la libertad de Cano, por los cuales el asesino debería haber sido privado, nuevamente, de su libertad siendo que se encontraba en salidas transitorias cuando intentó violar en el psiquiátrico a una mujer embarazada en junio de 2017 y en octubre fue detenido por portación de armas, resistencia a la autoridad y lesiones graves a un menor? ¿Por qué los fiscales siquiera concurrieron al lugar del hecho e hicieron averiguaciones e inspección ocular del entorno social y territorial que circunda a la escuela 533? ¿Por qué pese a las promesas y a la enorme cantidad de agentes, en el distrito, la escuela no cuenta con un sólo policía cuidando el ingreso y egreso de las docentes? ¿Es intención de la investigación llevar tranquilidad a las compañeras de Vanesa para declaren sin terror?

Y por último ¿Por qué, posteriormente al asesinato de Vanesa, gremio y Ministerio acuerdan modificar el decreto 2288 bajo el cual los docentes quedaban expuestos como quedó Vanesa?

Son muchas preguntas latentes a tres meses del asesinato de Vanesa y fueron muchas las respuestas que se apuraron a dar, posteriormente al crimen, que determinaron el curso de la investigación hacia la idea de “un caso más de inseguridad”.


 



Fuente: 16 de mayo de 2018 (notife)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados