Lecturas hoy: 83219

     



Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

OTROS DEPORTES


Sin el Dakar, Argentina pierde mucho más que una exigente carrera de autos



Fecha: 06/01/2019   22:38

El impacto económico que genera el paso de la competencia es realmente muy elevado, algo que nuestro país se priva por una clara falta de proyección y organización por parte del gobierno nacional




 
Han pasado 10 años desde que el Dakar, la competencia de automovilismo más exigente del mundo, desembarcara en Sudamérica. Desde entonces nuestro país fue siempre epicentro de la competencia. Aquel 2009 la ciudad de Buenos Aires abría la prueba que recorrería solamente suelo argentino.
 
Por primera vez en la historia, nuestro país se mostraba al mundo con una carrera de exigencia extrema. Esto le permitió a la República Argentina abrirle las puertas de diferentes provincias al mundo que posaba sus ojos en nuestra tierra.
 
Desde aquella primera edición, el Dakar siempre corrió en Sudamérica siendo nuestro país el centro neurálgico no solo de la carrera, sino de la organización. Con el tiempo se fueron sumando diferentes países limítrofes que vieron en esta competencia, una excelente vidriera al mundo.
 
Pero esa historia se terminó, algo se cortó. Algo le impidió a ASO (Amaury Sport Organisation) empresa encargada de organizar la competencia, seguir desarrollando la prueba en nuestro país.
 
Ser sede de la tradicional prueba significaba una importante exposición ante el mundo. Los distintos gobiernos provinciales encontraban una excelente manera de promocionar sus provincias. Estando dentro del recorrido, se permitían explotar comercialmente la posibilidad de tener el paso del Dakar por sus caminos, generando un movimiento económico de gran envergadura.
 
El gobierno nacional afrontaba un gasto económico significativo que luego se multiplicaban  en ganancias con una diferencia de 4,5 o tal vez seis veces más que la inversión realizada.
 
El impacto económico en el ámbito hotelero, gastronómico y turístico que generaba el movimiento de gente era realmente muy grande. La llegada de público extranjero sumado a la prensa de diferentes países que cubrían la competencia posicionaba a nuestro país ante los ojos del mundo por el tiempo que duraba la carrera.
 
Pero este año todo esto quedó de lado, nuestro país decidió no organizar ni formar parte de la competencia perdiendo un movimiento turístico realmente importante para las economías regionales de los diferentes rubros.
 
La Argentina pierde una competencia de nivel internacional importante. El distanciamiento entre los dirigentes de ASO y el gobierno de Mauricio Macri abre una gran incertidumbre sobre el futuro de la competencia en tierras sudamericanas.
 
Hoy, con una rampa simbólica, se puso en marcha la carrera en Lima, Perú. El país “incaico” decidió afrontar solo la organización de la décima edición en nuestro continente aprovechando todos los beneficios económicos que provee la carrera.
 
Otra vez Argentina queda al margen de un evento de una valoración que va más allá de lo deportivo. Tal vez la falta de planificación y proyección volvieron a atentar contra las economías provinciales que se veían beneficiadas por la competencia. Lamentablemente hoy la posibilidad de volver a organizar esta competencia pende de un hilo muy fino. Reestablecer las relaciones y la confianza dependerá de la predisposición que tenga el gobierno nacional de brindarle a las provincias  una gran alternativa de exposición mundial.


Fuente:  06 de Enero de 2019 (El Intransigente)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

 | Facebook Facebook  | Twitter Twitter  | Google Plus Google Plus  | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2019 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados